An online museum dedicated to Puerto Rico's Santeros y 'Santos de Palo'
 
 
Museo de los Santos
Historia de los Santos y Santeros
 
La talla de santos en Puerto Rico

En el siglo XVl surgió la talla de santos en todo el nuevo mundo colonizado por los españoles desde el sudeste de los Estados Unidos hasta la Patagonia. Mas tarde desapareció de todos estos lugares , no así en Puerto Rico donde se continuó practicando este arte de pueblo. Puerto Rico es el único lugar de Las Antillas donde se llevó a cabo la talla de santos y donde aún se practica

La talla de imágenes de santos ponen de relieve la imaginería popular cuyos orígenes se remontan a los primeros años de la conquista española. Se establecieron así en Puerto Rico las costumbres y tradiciones del pueblo español dando comienzo a la talla de santos. Es un arte derivado de la experiencia, arte del pueblo que solo puede entenderse en sus propios términos y conceptos, relacionado con las necesidades de culto de nuestros campesinos.

Con las dificultades de transportación resultaba casi imposible transportar imágenes del viejo mundo. Por ese motivo, se comenzaron a tallar las imágenes en América, como necesidad religiosa, tanto para tener de cuerpo presente al santo como para demostrar a los indígenas cuáles eran los dioses del conquistador, obras que facilitaban la divulgación del catolicismo al tener el estímulo visual. Las artes populares en Puerto Rico constituyen uno de los principales aspectos de la cultura nacional. Es a través del arte popular que podemos percatarnos de los diferentes orígenes étnicos y culturales que al fundirse dieron origen al desarrollo de la cultura puertorriqueña. La talla de santos en madera constituye la única expresón artística del folklore religioso puertorriqueño.

Para el siglo XVll ya se habian fundado los pueblos de San Juan, San Germán, Coamo. Arecibo, Ponce y Aguada. Los habitantes de Puerto Rico vivían en total aislamiento y la población continuaba aumentando. Eran gente rústica, humildes y sencillos y ya en el siglo XVlll eran conocidos como "jíbaros". El analfabetismo era casi general. Vestían pobremente con camisa y pantalón, sobrero tipo pava de ala ancha y cargaban machete al cinto. Visitaban el pueblo en ocasiones especiales como los domingos para visitar la iglesia y durante las Fiestas Patronales, cuando vestían sus mejores ropas. En sus casas acostumbraban tener un pequeño altar con los santos de su preferencia fabricados en rústicas tallas en madera.

 

Antes al siglo XVlll en Puerto Rico se muestran pocas obras de arte , mayormente extranjeras . Con el catolicismo los españoles introducen el cultuo a las imágenes y se produjo alguna imaginería, costumbre que bien encuadraba con la idolatría indígena. Después de la elaboración del santo la manifestación principal del gran fervor religioso del jíbaro era el ser dueño de una imagen tallada en madera , conocida como santo de bulto la cual era colocada en un lugar especial de su hogar.

En el siglo XVlll el desarrollo de la isla tomó mayor impulso y comenzaron a aparecer casas residenciales e iglesias de bellísima arquitectura algunas de las cuales aún conservamos. Ya para fines del sigloXVlll y principios del XlX iban surgiendo artistas nativos. Es durante esa época que la talla de santos tomó mayor impulso . La demanda de imágenes creció en proporción a la población y esa producción alcanzó su apogeo durante el siglo XlX y principios del siglo XX.

A las tallas puertorriqueñas usualmente se les llama santos aunque sus temas abarcan no solo los personajes del santoral , sino además las escenas bíblicas y los dogmas de la religión católica. En general los santeros puertorriqueños carecían de educación artística, conocimientos de la anatomía humana, ni recursos intelectuales. El santero al ser parte del pueblo compartía emociones , creencias y gustos. De ahí surgía su ingenio y su imaginería. Puede considerarse como un fenómeno de la cultura tradicional, mayormente anónimo y colectivo con funciones prácticas y no meramente estéticas.

La mayoría de las tallas de santos fueron realizadas en la parte central de la isla donde se establecieron españoles procedentes de las Islas Canarias y de Galicia. Durante siglos los puertorriqueños han tenido en sus hogares y han venerado esas pequeñas tallas que representan los diferentes temas del catolicismo. Con el tiempo los rasgos de las imágenes españolas y los rasgos primitivistas se funden para formar un estilo propiamente nativo que los distingue de producciones análogas en las otras colonias españolas .Estas imágenes eran talladas por santeros escultores espontáneos motivados por la fé católica. Los genuinos santeros no fueron artesanos de escuela , ellos llenaban una necesidad religiosa , eran místicos que se sentían impulsados al oficio por mandato divino. Lo consideraban como una forma de apostolado religioso. Nunca se desacían de la figura de Cristo , alegando que ellos no vendian a Cristo y no tallaban la figura del diablo , por temor a este. Las tallas por lo general eran de una sola pieza o de grupos. A las de mas de una figura los jíbaros los llamaban cuadros, que son escenas tales como el Nacimiento, Los Tres Reyes Magos, Las Tres Marías, La Mano Poderosa, La Santísima Trinidad, y El Milagro de Hormigüeros.

La mayoria de los que se dedicaban a la talla de santos por lo general lo hacian por encargos y/o vendiéndolos por los campos y veredas buscando negociar su mercancía o intercambiándolos por productos agríicolas, La mayoría de ellos se dedicaban a otras labores como por ejemplo la ebanistería, la carpinteríia, barberos, fabricantes de instrumentos típicos tales como cuatros. tiples, maracas y güiros. Otros se dedicaban eran a hacer bateas, pilones, lámparas para alumbarse entre otras cosas que suplían las necesidades cotidianas de la época.

Al principio estas tallas se realizaban en madera del país las cuales eran resistentes y duraderas. También eran maderas relativamente fáciles de trabajar tales como el capá, guayacán, ausubo, caobilla, aceitillo , cedro, haya y roble pero con el tiempo se comenzaron a utilizar maderas importadas las cuales eran susceptibles a la polilla, lo cual dió lugar a que muchas de las imágenes aparecieron luego apolilladas , debido a las condiciones de nuestro clima tropical.

Generalmente la cabeza, el cuerpo y el ropaje , se esculpian en una sola pieza . Las partes que requerian una talla mas delicada , como las manos, la base, la figura del Niño Jesus, los símbolos y demás complementos del santo eran tallados por separado, y luego ajustadas al bloque principal , atorugado o enclavijando la parte tallada por separado al cuerpo de la imágen y en ocasiones con la ayuda de clavos.

En algunas de las tallas, una vez tallada la imagen, en ocasiones, se cubría con ua capa de yeso lo cual le daba un aspecto mas pulido. Luego se cubrian con pintura, terminándola a veces con una mano de barniz. Las que se tallan hoy no estan hechas con tanto cuidado y se les aplica la pintura directamente a la madera.

Podemos clasificar los estilos de los santos de Puerto Rico en los siguientes tres grupos, aunque existen tallas de caracteristicas mixtas.

Estilo Colonial. Es el estilo mas antiguo con influencia del barroco espanol. Las figuras de este estilo tienen naturalidad, son tallas realistas , de aspecto sencillo y delicado que muestran la labor de un artesano de sensibilidad. El cuerpo es esbelto y descansa sobre una pierna, dejando la otra un poco doblada. Las facciones son delicadas , las vestiduras acusan la forma del cuerpo , con dobleces irregulares. Todos los pormenores estan cuidadosamente trabajados. El aspecto general es sereno y delicado. Los santos casi siempre tienen cubiertas de yeso y otras capas de pintura que por lo general se hallan en los pueblos mas antiguos de la isla. Este estilo parece recordar tallas de los imágeneros andaluces. Ciertos temas no estan representados en este estilo y si en el autóctono y el primitivo. Bajo este grupo pueden agruparse y se han podido documentar los santos del grupo de la familia Espada de San Germán y algunos del grupo de la familia Rivera de los pueblos de Orocovis, Corozal y Morovis.

Estilo Autóctono. Estilo con carácter propio , aunque delata algo del arte gótico de la época medieval europea. Muestra personalidad isleña , creada por el ambiente y por nuestras circunstancias históricas . Se nota esto en la combinación de colores, los adornos, la vestimenta y los rasgos fisionómiccos. Las tallas son sólidas , estilizadas y muy rígidas . Las proporciones del cuerpo son caprichosas . La vestimenta no acusa la forma del cuerpo , parecen haber sido puestas para decorar y no para vestir la figura. No muestra este estilo muchos detalles. Raras veces su contorno se muestra suavizado, la cabeza un poco inclinada con cierta flexibilidad en la figura que aunque le imprime cierta delicadeza , nunca es bastante para darle naturalidad. A este estilo autóctono corresponde la mayor parte de la imaginería puertorriquena , representada mayormente por los grupos Cabán, Arce, Cachetones, gran parte de los del grupo Rivera, los de Pedro Ramos, Rafael Rosas, Benigno Soto, Jesús Crespo. Juan Muniz, Norberto Cedeño, y Carlos Vázquez.

Estilo Ingenuo. Aunque este grupo tiene rasgos del autóctono se pueden clasificar por separado ya que en las tallas de este estilo la estilización es mucho menos pronunciada. No reflejan emoción alguna, son inexpresivos, no muestran tristeza ni alegría, no son ni imposibles ni apasionados. Podemos evocar en estas tallas un estilo casi infantil. En este grupo puede incluirse la obra de Zoilo Cajigas, Claudio Pacheco y Ramón García cuya obra se produjo en el siglo XX. Mas recientemente se incluye en este grupo a Ceferino Calderón del pueblo de Morovis.

El arte de tallar santos, fue interrumpido por la invasión estadounidense a la isla a fines del siglo XlX y cuando ya a principios del siglo XX comenzaron a establecerse en la isla las iglesias protestantes lo que motivó el rechazo de parte de la población a las imágenes y por consiguiente el abandono del culto a los santos. También nos han llegado noticias de un sacerdote en el pueblo de Morovis que se negaba a bendecir las imágenes si no cumplian con los requisitos de belleza y estilo que el consideraba digno de se bendecdo. Algunos fueron destruídos por católicos que se convirtieron al protestantismo, muchos otros campesinos aún conservan sus "santos de palo" por sentimentalismo o como recuerdos de familia. Muy pocos de ellos los conservan actualmente por devoción. A mediados del siglo XX comenzaron a introducirse en Puerto Rico, desde los Estados Unidos y por puro comercialismo la importación de imágenes de yeso y pasta. Aunque esta novedad detuvo por algún tiempo nuestro arte de tallas en madera , el mismo volvió e resurgir poco tiempo después.

Bibliografía:

Pérez Miranda, Luis. Tesis. Universidad de Puerto Rico. Bachillerato Estudios Generales. 1973.

Martínez Torres Roberto, Archivo Histórico de Morovis, Tradición oral recogida por: Dr. Jose Guillermo (Billy) Torres, Pag 101.

Vidal Santoni, Teodoro, Dr., Santeros Puertorriqueños, Ediciones Alba, San Juan, Puerto Rico 1979.

 

Puerto Rico Santos de Palo - Museo de los Santos